Tesminonio 11

7.jpg

Stefanie Hinselmann.

(Agradecimiento – Septiembre 2013)

Soy Stefanie Hinselmann, nacida en Málaga de padre alemán y madre holandesa. Tengo 39 años y un niño de casi 3 años.
Gracias a mi  padre sé desde siempre que existen los herbolarios. Mi padre siempre ha sido un cliente asiduo de los herbolarios. Fue él quien en un momento dado me recomendó el aceite de onagra para regular la menstruación, o la levadura de cerveza para mejorar mi piel; también me llevaba a médicos más alternativos y por eso sé desde pequeña que tengo intolerancia a la lactosa, por ejemplo.
El caso es que muchas veces en los herbolarios me llevaba cereales integrales a casa y cuando seguía las instrucciones del paquete no me salían demasiado bien.
Un día la chica de la herboristería me dió un librito con muchas recetas, y así es como empecé a practicar la Macrobiótica, pero muy poco a poco, también quizás por falta de tiempo.

Hace 1 ½ año me despidieron del trabajo, y lo primero que pensé fue hacer algo que me gustara de verdad.
Y como siempre me había interesado la Salud y la cocina Sana, pensé en la Macrobiótica.

Así que miré en Internet y encontré “La Crisálida” en Sevilla.
Después de 1 año aprendiendo Macrobiótica con Mati y Raquel, todo es positivo;

Todo lo aprendido ha superado totalmente mis expectativas.
-He aprendido a llevar una dieta equilibrada, siendo consciente de que no es lo mismo alimentarse que nutrirse.
-He aprendido que podemos y debemos comer de todo pero dándole preferencia a los cereales integrales que son los que nos van a dar Vitalidad y Energía
-He aprendido a combinar los alimentos para poder sacar el máximo beneficio de ellos. ( Cómo combinar cereales con legumbres, por ejemplo )
-He aprendido que para una buena Asimilación de los alimentos tenemos que tener una buena flora intestinal
-He aprendido lo importante que son los productos fermentados  para poder tener una buena flora intestinal.
-He aprendido lo importante que es para nuestra Salud  tener un Ph en la sangre ligeramante alcalino, y que esto lo conseguimos comiendo alimentos moderados, que son:
Cereales integrales, proteínas vegetales, verduras, semillas, frutos secos, algas y condimentos como el miso, soja, umeboshi… o el té kukicha; y por supuesto evitando todo aquello que lo acidifica como son: los productos refinados, carne, productos lácteos  y azúcar.
-He aprendido lo bien que sienta por las mañanas una buena crema de arroz, avena, cebada…
-He aprendido que comer en Armonía con la Naturaleza significa entender las 5 Transformaciones;
saber cuáles  son los alimentos  que debemos elegir y cómo cocinarlos,
y saber cuándo usarlos  para poder así, según la estación en la que nos encontramos, reforzar, remineralizar, calentar, depurar, o enfriar y relajar el organismo.

Como nunca he comido demasiado carne, siempre he tenido muy bajo el hierro, y desde que incluyo las algas  en mi dieta no tengo ese problema!

Y ahora entiendo lo mal que me alimentaba antes,  pensando que era una chica sana…
Comía, o mejor dicho, me alimentaba prácticamente de todos los alimentos  del extremo “Yin”, empezando por la fruta de todo tipo y a cualquier hora, abusando en muchas ocasiones de las frutas tropicales;
ensaladas crudas durante todo el año;
leche no tomaba mucho por mi intolerancia, pero yogurt casi todas las noches, me encantaba los dulces, sobre todo a las 17,00 de la tarde;
y Mieeeeeeeeel, muchííííísima miel, con todo( con yogurt, pan y encima un montón de infusiones de manzanilla, también muy yin ).
Y claro, me extrañaba de hinchazones de barriga, cansancio, en otoño siempre con algún resfriado …
y lo que siempre me decían:
“Steffi tienes muchos pajaritos”, es decir siempre en las nubes…Normal!

En fin, Macrobiótica: Vida Plena, una forma de vida y de alimentarse con Sentido Común y mucha Lógica.

Gracias Mati y Raquel por todo lo aprendido

This entry was posted in Uncategorized.