Testimonio 12

22.jpg

Victor Manuel Gavinet.

(Caso de taquicardia supraventricular – septiembre 2014).

En enero de 2013, mi hija mayor Gema con 7 años de edad y sin previo aviso tuvo una taquicardia, su corazoncito se puso a 200 ppm por un breve periodo de tiempo, tal como vino, se fue y no le dimos mayor importancia. Al mes tuvo otra, luego a los 15 días, cada semana, cada dos días… en septiembre se había convertido en un problema serio que afectaba a su vida diaria.

Un día de este septiembre la taquicardia no se le quitaba y tuvimos que acudir al hospital, a los 33 minutos se la cortaron y nos informaron, se trata de una taquicardia supraventricular, además le prescribieron medicación con betabloqueantes.

Con la medicación, las taquicardias cedieron, aunque vimos los efectos secundarios de la medicación en nuestra hija, perdió vitalidad y empuje, incluso sus profesores del cole lo notaron.

El paso siguiente según su cardióloga era la operación, anestesia total, 4 horas y básicamente, quemarle un trocito de corazón allí donde se supone que aparece el impulso eléctrico que provoca la taquicardia y con unas garantías de éxito relativas. Fecha prevista de la operación, 14 de enero de 2014.

Yo había comenzado en septiembre el curso estacional de macrobiótica que organiza “La Crisálida” en Sevilla y cuando en diciembre le conté a Mati, el caso de mi hija, me propuso posponer la operación y tratar a Gema con macrobiótica durante unos meses y ver qué pasaba.

En la consulta de Mati estuvimos el 14 de enero y comenzamos con la nueva alimentación el 1 de Febrero. La siguiente estadística refleja el número de taquicardias en cada mes desde enero de 2014, el corazón rojo indica que esa taquicardia fue especialmente larga en su duración y los rectángulos negros indican que hubo varias en un mismo día.

testimonio victor diagrama.JPG

La relación entre las taquicardias y la alimentación parece evidente, tras un año (2013) en el que el número de eventos está en permanente ascenso, de forma brusca y coincidiendo con el cambio de alimentación, empieza a descender hasta mayo, mes en el que no tuvo taquicardias y vemos que en enero tuvo 16, dos de larga duración, hubo 4 días con dos y un día con tres taquicardias. Además en enero estaba medicada, la medicación se la quitamos a mediados de febrero.

A partir del cuarto mes de dieta, Gema empezó a revelarse y con la llegada de las vacaciones de verano, decidimos aflojar y darle algunos caprichos, vemos como a partir de junio comienza a tener alguna taquicardia más.
A la vuelta de las vacaciones, volvemos a llevar mejor el menú macrobiótico y en septiembre tan sólo ha tenido una. Por nuestra experiencia, tenemos muy clara la relación entre alimentación y enfermedad.

Estamos tremendamente agradecidos a Mati y su hija por el maravilloso curso que han montado en Sevilla, además es único en el sur de España, ahora vivimos el problema de Gema con absoluta normalidad, pero no solo ella ha mejorado, todos en casa hemos notado mejoras, por ejemplo mi otra hija curó su piel atópica y la bronquitis de cada invierno no apareció este año, la macrobiótica forma ya parte de nuestro estilo de vida y estamos encantados.

This entry was posted in Uncategorized.