Testimonio 8

12.jpg

Isabel Gómez.

(Colon irritable – agosto 2012)

Mi experiencia con la macrobiótica:
Conocí la macrobiótica buscando una solución a un problema de salud después de haberlo intentado con la medicina tradicional y con otras medicinas alternativas, sin obtener resultados satisfactorios. Tengo color irritable desde hace 30 años y los síntomas se han ido agravando en los últimos años. Con la macrobiótica he conseguido una gran mejoría, recayendo sólo cuando dejo de practicarla. El cambio no me resultó sencillo, hay que utilizar alimentos nuevos que no solemos usar en la cocina moderna, como algas, semillas, salsa de soja, tempe, miso, etc. y dejar de usar a menudo alimentos que antes eran de uso diario como patatas, pan, azúcar, etc. y utilizar cereales integrales…Pero hoy puedo decir que prefiero los nuevos sabores que me proporciona esta comida y aunque todavía estoy aprendiendo hay cambios que se que no tendrán marcha atrás.
Con los niños los cambios aún me parecían más difíciles, por ejemplo mi hija de 8 años me preguntaba siempre si el arroz era del bueno (refiriéndose al arroz blanco) o del malo (el arroz integral), pero un día hicimos el arroz en forma de tortitas y pasándolo por la sartén y ella sola respondió a su pregunta con la frase “¡ah! es del bueno.” Igual de sorprendente me resultó ver que el pequeño, de 5 años, se entusiasmaba haciendo bolitas de arroz integral y envolviéndolas en alganori, para luego comerse todas las que él hacía como si fuera una chuche.Esta comida aporta salud y bienestar, pero al contrario de lo que la gente suele pensar es una comida muy rica que proporciona nuevos sabores, por todo ello merece la pena el esfuerzo que supone el cambio.Saludos.
/Isabel Gómez.
(isabel.melgareja@gmail.com)
This entry was posted in Uncategorized.